¡Nunca se está mejor pajeado que por uno mismo!

A veces se tarda mucho en intentar esta práctica y nos equivocamos. Tiene muchas propiedades beneficiosas para el cuerpo, pero también para la mente. No debemos ver la masturbación como si no estuviéramos satisfechos con las relaciones sexuales que podemos tener con otra persona, sino más bien como un placer personal, como cuando tomamos nuestro cuadradito de chocolate al final de la comida. Tocarnos nos permite experimentar cosas y descubrir nuestro cuerpo. Cuanto más nos conozcamos sexualmente, más cómodos nos sentiremos en nuestros futuros escarceos.

Aquí tienes 10 buenas razones para pajearte:

  • Puedes hacerlo cuando quieras, sin necesidad de esperar a nadie.
  • Descubrimos nuestro cuerpo, sus zonas erógenas y lo que lo hace funcionar.
  • Puede ayudarnos a dormir ahuyentando las malas vibraciones del día que acabamos de pasar.
  • La masturbación tonifica nuestro sexo mediante la contracción de pequeños músculos.
  • Aumenta nuestra confianza en nosotros mismos.
  • Es un muy buen analgésico. Se acabó la doliprana, ¡hola la paja!
  • Estimula nuestro sistema cardíaco.
  • Podemos utilizar diferentes juguetes sexuales, para obtener diferentes sensaciones.
  • Nos relaja y el estrés desaparece.
  • Reduce el riesgo de enfermedades de transmisión sexual.


Y lo mejor es que es como cuando haces deporte, puedes hacerlo con o sin equipo. ¡Depende de ti ver lo que tienes y lo que quieres!

También te puede gustar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.